firmaLa legislación española regula esta actividad con el Real Decreto Ley 9/2014 (que deroga el Real Decreto 1301/2006), por el que se establecen las normas de calidad y seguridad para la obtención, evaluación, procesamiento, preservación, almacenamiento y distribución de células y tejidos humanos. Esta normativa autoriza en España a los bancos privados a procesar y conservar las células madre obtenidas de diferentes tejidos y por lo tanto permite la conservación privada de células madre de cordón umbilical.

Las principal limitación que impone la ley es que aunque el biobanco sea español, todas las muestras que se quieran mantener en propiedad del cliente deben ser almacenadas fuera del territorio nacional. En caso de que la muestra sea almacenada en España, ésta debería ser incluida en el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO), en cuyo caso pasaría a estar a disposición pública para cualquier persona que lo necesite a nivel mundial.

No se sabe con certeza cuando se permitirá el almacenamiento en España, pero es cuestión de tiempo que nos equiparemos a una legislación a la altura de la mayoría de los países europeos en este sentido. Actualmente, el modelo sanitario sigue una tendencia hacia la privatización en este sector debido su elevado coste para un sistema cada vez más insostenible, por lo que es previsible una apertura hacia el modelo privado, especialmente para un servicio como este, con una demanda creciente.

Para garantizar la propiedad a sus clientes, StemVital ha establecido su base de almacenamiento en el Biobanco Europeo Biosckin-Molecular&Cell Therapies, donde las muestras son mantenidas en las mejores condiciones para un posible uso futuro. Este biobanco tiene una larga experiencia en el sector y un servicio de investigación y desarrollo con excelentes avances científicos en el campo de la medicina regenerativa y los biomateriales.

A nivel europeo, esta actividad está regulada por la Directiva 2004/23/CE del Parlamento Europeo y está aprobada por todos los Estados miembros de la Unión. Tanto a nivel nacional como europeo, la legislación obliga a los biobancos privados a tener un seguro de insolvencia en caso de no poder continuar con la actividad, asegurando así la disponibilidad de la muestra al cliente independientemente del éxito empresarial. Cumpliendo con esta normativa, StemVital cuenta también con un seguro adicional que protege a sus clientes en este sentido.

Cabe destacar que esta actividad no vulnera ningún principio ético, ya que aunque las células provienen de un recién nacido, se trata de células madre adultas, no embrionarias.

¿Te ha gustado este contenido? ¡Compártelo!