Las células madre de la sangre de cordón umbilical (SCU) son actualmente la opción terapéutica más efectiva en caso de enfermedades oncohematológicas como la leucemia, los linfomas y algunas enfermedades autoinmunes. Además es posible preservarlas para uso familiar, ya que la compatibilidad entre miembros de una misma familia es muy alta.

El tejido del cordón umbilical que queda una vez extraída la sangre, también es rico en células madre, en este caso provienen de tejido sólido y se denominan mesenquimales. Estas células son capaces de diferenciarse y por tanto de reparar tejidos como cartílago, hueso, tejido cardiaco, músculo, piel, … Se están usando actualmente en numerosos ensayos clínicos con resultados muy prometedores en casos de diabetes, parkinson, parálisis por lesiones medulares, regeneración de tejidos, cirugías reparadores,...